La cura médica de almas en el el dolor y el sufrimiento humano


Antes de introducirnos a la cura médica de almas llamada así por el Dr. Viktor Frankl, refiriendose al actuar médico frente al sufrimiento inevitable de un enfermo, es importante conocer la diferencia entre los conceptos de dolor y sufrimiento. El dolor se refiere a la sensación corporal registrada por el sistema nervioso, que nos da la señal de alarma de que algo no esta bien con alguna parte de nuestro cuerpo. De allí que unas personas por naturaleza propia o por experiencias con el mismo, presenten un umbral más alto o mas bajo en cuento a la tolerancia del dolor. En cambio el sufrimiento se refiere a la manera en el cómo nosotros representamos el dolor en nuestras vidas, es decir, a esa señal neurológica (dolor) nosotros le añadimos nuestras creencias, experiencias de vida, temores, incertidumbres, etc.; y esto nos hace “sufrirlo”, padecerlo. También la manera en la que se sufre difiere de una persona a otra y esto no necesariamente tiene que ir acorde con la cantidad de dolor a la que se esté siendo sometida.

De allí la frase de Nietzche: “Quien tiene un para qué sufrir, puede soportar cualquier como”. Partiendo de esta afirmación y observación de esta capacidad exclusivamente “humana” es como el Dr. Frankl se dio a la tarea de poder ejercer esta “cura médica de almas” despertando esta capacidad en las personas que sufrían de una enfermedad incurable, una pérdida o dolor irremediable.

Al poder encontrar un fundamento, una razón o un para qué vivir ese padecer (p. ej. hacer de esa circunstancia de vida un ejemplo para la vida de alguien más, poner esa experiencia al servicio de alguien más, ofrecer ese padecer por otro, etc.) es entonces cuando se puede lograr encontrar un sentido a la propia vida a pesar de esa circunstancia trágica, disminuyendo así la desesperación que produce el sin sentido y que exacerba así mismo el sufrimiento.

Cuando se logra encontrar un fundamento o un “que hacer” con esa circunstancia que se está padeciendo es entonces cuando la persona puede crecer y madurar al enoblecerse así mismo ejerciendo “valores de Actitud”. Por medio de la actitud y el encontrar sentido aún en los momentos más dificiles de la vida, es como podemos darnos cuenta que somos mucho más que un cuerpo y que nuestro verdadero valor no se encuentra en un cuerpo útil ó una mente ágil.

La meta de la cura médica de almas es capacitar al hombre frente a un sufrimiento impuesto por el destino y de esta manera resalto la importancia y la gran necesidad que amerita, el que todo médico ejerza la cura médica de almas, citando a Frankl: “El médico que no sea al mismo tiempo humano y solo actúe como científico podría amputar con la ayuda de la ciencia una pierna sin embargo con la sola ayuda de la ciencia, no podría evitar que el amputado o el que va a ser amputado se suicide después de la amputación o antes de ella”.


0 vistas